Bellísima y exitosa reunión en Monterrey*

De manera magnífica y exitosa se llevó a cabo el encuentro de fin de semana en Monterrey, una de las ciudades más importantes de México, los días 18 y 19 de abril. Algunos de los participantes llegaron a la ciudad un día antes para alistar los últimos detalles así como para acostumbrarse al clima caluroso del lugar, aún cuando se había pronosticado lluvia.

El encuentro comenzó el sábado al medio día, las personas llegaron y empezaron a conversar. Algunos lo hicieron en Esperanto ya que conocían la lengua y habían participado en otros encuentros locales. Otros asistieron para recibir información sobre el Esperanto, el movimiento y los métodos de aprendizaje.

Los miembros de la MEF se presentaron y enseguida Morayma y Martin expusieron sobre el Idioma Internacional Esperanto, los movimientos tanto a nivel nacional como internacional, los diversos encuentros, así como sobre las ventajas de aprender el idioma. Dicha presentación fue de gran interés para los asistentes quienes hicieron muchas preguntas sobre los distintos temas presentados. Después de la presentación, los participantes visitaron el ‘servicio de libros’ en donde se ofrecieron libros, diccionarios, discos, cursos entre otras cosas, siendo los diccionarios los más solicitados por los compradores. Cabe mencionar que algunos aprovecharon y decidieron afiliarse a la MEF.

Más tarde se llevaron a cabo dos cursos. Uno de ellos para principiantes, guiado por Daniel Moreno, con los objetivos de conducir a los interesados a través de las reglas más básicas del Esperanto mostrando su neutralidad, lógica y facilidad y; de convencerlos de continuar con el aprendizaje. El otro curso, guiado por Mallely Martínez, fue dirigido a personas con conocimientos básicos del idioma en donde se consideraron temas de un nivel más alto.

Cuando llegó la hora de la comida todos gozaron de carne asada y frijoles, al igual que de papas y cebollas asadas, ¡todo estuvo delicioso! Llegó el momento de los juegos, en esperanto, naturalmente. Para ejercitar la pronunciación y aumentar el vocabulario jugamos alegremente la lotería y el memorama.

Un poco más tarde, nos dedicamos a pasear por algunos de los lugares dignos de ver en Monterrey. Visitamos el Mirador del Obispado, que se encuentra sobre el cerro que lleva el mismo nombre, desde donde se tiene una magnífica vista de la ciudad y en donde regularmente se admira una gigantesca bandera mexicana, la cual desafortunadamente no pudimos observar por amenaza de lluvia anunciada. De allí nos fuimos hacia la Macroplaza para gozar de sus muestras de arquitectura, donde se pueden encontrar al mismo tiempo construcciones tanto antiguas como modernas, además de las fuentes y los monumentos. Es aquí donde está el Faro del Comercio el cual lanza su luz de láser por las noches.

El domingo visitamos el Museo de Arte Contemporáneo e hicimos un recorrido por el Paseo Santa Lucía, que recorre un río artificial hasta el Parque Fundidora, llamado así debido a la existencia de una fundidora en ese lugar.

La Federación Mexicana de Esperanto (MEF) expresa su agradecimiento al grupo de esperanto de Monterrey, en especial a Denice Maldonado, cuya fuerza, coraje y deseos hacen más fuerte y más grande el movimiento esperantista no sólo en Monterrey sino en todo nuestro país.

* Escrito por Daniel Moreno, traducido del Esperanto al español por David López.

Categorías: